miércoles, 11 de mayo de 2011

Y hallé nostalgia de tí, soledad...

Me he dado cuenta de que lo que es imposible, es imposible. De que las personas son como son, y no cualquier persona puede cambiarlas. Que yo no soy diferente al resto, y que desear algo con todas tus fuerzas no lo hace realidad. Es tarde para darse cuenta, sí, el daño ya está hecho. Querido blog, hoy me siento vacía. Me han arrancado una parte de mí, la parte más importante. La esperanza se la ha llevado el viento esta mañana. Lo lógico sería mandarlo a la mierda todo, ahora que puedo. Pero seamos sinceros... no quiero hacerlo. Es como si quisieras deshacerte del aire porque te molesta el viento. Tal vez sea un ejemplo tonto, sí... es como si quisieras deshacerte de todos los cuchillos de casa porque una vez te cortaste con uno. Acabaré haciendo lo más estúpido, y dejaré que jueguen conmigo. Pero al menos ya sé lo que hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario