jueves, 19 de mayo de 2011

El camino al infierno está hecho de buenas intenciones.

-Quédate aquí, conmigo.
Se sentó frente  a un 
espejo. Con un cepillo intentó en vano poner algo de orden en la maraña de pelo que le caía sobre los hombros. Le faltaba fuerza.
-Déjame- y le quité el cepillo.
La peiné en silencio, nuestras miradas encontrándose en el espejo. Mientras lo hacía, Marina asió mi mano con fuerza y la apretó contra su mejilla. Sentí sus lágrimas en mi piel y me faltó valor para preguntarle por qué lloraba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario